Visualización



Además de ser un método de meditación y relajación, la visualización puede usarse por el/la sanador/a como modo auxiliar de intervención terapéutica.


Cualquier elemento visual que el sanador desee evocar durante la sesión puede ayudar a estimular, relajar o armonizar (reequilibrar) energéticamente una zona del cuerpo del paciente.

Símbolos de Reiki, arquetipos, mandalas, geometría sagrada, colores, haces de luz, instrumentos de cirugía, plantas medicinales, etc., son algunos ejemplos de visualizaciones posibles.


Su utilidad estriba en intervenir el campo electrostático o aura del paciente a través de las ondas cerebrales que el sanador emite cuando realiza la visualización. Es por ello que cada imagen que el sanador evoque debe estar conectada con la tarea que está realizando. Ejemplos de ello, son evocar los colores de los chakras para armonizarlos, emplastos de plantas medicinales para relajar una zona tras una cirugía astral, símbolos de fuerza o poder para activar zonas bloqueadas, etc.


Las visualizaciones que el sanador realiza pueden ser dirigidas: es el caso de los conocedores de la simbología reikiana, de la geometría sagrada, de la sanación con ángeles o con arquetipos. Pero también pueden ser espontáneas: imágenes que aparezcan en el campo visual del sanador en el momento en que siente actuar de este modo.

En el primer caso pertenecen al acervo cultural del terapeuta y en el segundo provienen directamente de su inspiración o, si se quiere, del material akáshico (inconsciente colectivo).


Su aplicación puede realizarse con los ojos abiertos o cerrados, dado que es el cerebro el que impulsa la energía; sin embargo, un sanador entrenado a visualizar con los ojos abiertos obtendrá mayor eficacia.

Comentarios

Entradas populares